temor y temeridad entre los estudiantes de inglés

By 20 marzo, 2018Blog

stunt car

Entre mis alumnos veo dos tendencias opuestas que a muchos les impiden mejorar. A un extremo están los estudiantes temerarios, y al otro, los temerosos…

Los temerarios

Estas son personas que simplemente no tienen suficiente cuidado a la hora de hacer frases o pronunciar palabras en inglés. En muchos casos, son perfectamente capaces de corregir su propios errores si se toman la molestia de hacerlo. Cuando tengo a un alumno de este tipo delante, en lugar de corregirle prefiero decirle que se repita. Nuestras conversaciones contienen mucho de esto:

Alumno: How much it cost? X

Yo: Say that again.

Alumno: How much did it cost?  

(Aquí el error tiene que ver con la construcción de las preguntas.)

Estas personas podrían mejorar mucho su inglés sin tomar clases; tendrían que hacer por su cuenta el “trabajo” que hago yo cuando les digo que repitan sus frases. Es decir, bastaría con que se exigieran un nivel más alto para conseguirlo.

Si eres este tipo de persona, habla más despacio y presta más atención a tu propio uso del lenguaje y no solo a las ideas que quieres transmitir. Cuando dices bien algo que te cuesta, repítelo para afianzar la estructura.  No te darás cuenta de todos tus errores, pero por lo menos puedes corregir algunos.  Tampoco hay que ser perfeccionista  Cultiva una actitud de perfeccionismo en ti mismo: te ayudará a equilibrar tu tendencia al despiste y a la dejadez (lo siento, ¡pero a veces hay que llamar las cosas por su nombre!).

Lo ideal sería lograr pararte justo antes de cometer un error. Eso requiere que prestes atención no solo a las palabras que has dicho anteriormente, sino también a las palabras que estás a punto de decir. Se trata de desarrollar una especie de olfato para los errores que estás al borde de cometer pero que no has cometido todavía.

Pero ojo: si te obsesionas con no cometer errores te puedes convertir en el otro tipo de alumno que tengo…

Los temerosos

Este tipo de alumno habla inglés como si estuviese en un examen oral en el que recibe o pierde puntos con cada palabra correcta o incorrecta que dice.

Su inglés es bastante correcto, pero no fluye. No junta las palabras de sus frases, no utiliza las contracciones y en muchos casos no ve muy importantes este tipo de cosas, es decir, las cosas de las que sus profesores en el colegio no hablaban.

Estos alumnos suelen tener un buen conocimiento teórico de la gramática (por ejemplo, win/won/won, take/took/taken, etc.) pero no lo han respaldado con las horas infinitas de escucha necesarias para aprender un idioma como Dios manda. Esto se refleja en su comprensión auditiva, que suele ir por detrás de su habla.

¿Qué deberías hacer si eres este tipo de persona?

Primero, ¡cierra esos libros de texto y no hagas ni un ejercicio de gramática más! Deja de pensar en el inglés como una asignatura académica, empieza a tomarlo como el medio de comunicación vivo que es y haz lo que puedas para integrarlo en tu día a día.

Si no entiendes el inglés auténtico de los nativos, escucha diálogos sencillos en YouTube o los audios que a veces vienen con los libros de texto. Sin embargo, en cuanto puedas, reemplaza materiales hechos para estudiantes con contenidos reales sobre temas que te interesen.

Además, busca maneras de conocer a angloparlantes u otros extranjeros con los que puedas hablar y entablar amistades. Al final, la única manera de mejorar es a través de tus propias experiencias, y cuanto menos académicas sean, mejor.

Lo ideal es ser un poco temerario y un poco temeroso, consiguiendo lo que en inglés llamamos un happy medium entre los dos extremos (es decir, un término intermedio). En general haces lo mejor que puedas para decir las cosas bien, te fijas en los detalles y siempre buscas maneras de mejorar, pero también te arriesgas a veces y no te estresas cuando te equivocas.

¿Dónde te encuentras tú en la gama temerario-temeroso? ¿Tiendes más a la dejadez, al perfeccionismo o a una mezcla de las dos cosas? Si has tenido éxito mitigando tus malas costumbres (y el perfeccionismo puede ser una mala costumbre igual que la dejadez), ¿cómo lo has hecho?

Join the discussion 4 Comments

  • Zac dice:

    Perdonad mi retraso en actualizar el blog, ¡y dejad vuestros comentarios para que me mantenga motivado!

  • Josué dice:

    Zac, como siempre una entrada estupenda. Espero que pronto podamos volver a hablar en inglés 🙂
    ¡Felicidades por el blog!

    Soy un poco temeroso y un poco temerario. Happy medium.

  • Sonia dice:

    Totalmente de acuerdo. Antes de irme a vivir a UK, creo que me identificaba màs con el perfil de temerosa. Sin embargo, tras mi regreso, siento decir que me he convertido en una autèntica temeridad parlante 🙂

  • Cynthia dice:

    Gracias por retomar el blog Zac!

    Temor o temeridad… he ahi la cuestion!
    Pues yo ya sabes que soy temeraria donde las haya, aunque con mucho trabajo y tu apoyo espero lograr alcanzar ese «happy medium» y poder seguir avanzando.

    Un abrazo!

Leave a Reply